Tuluá, antes y ahora

Editorial No. 17

Por Mauricio Muñoz Vargas

La fotografía documental y de archivo son ejes fundamentales que adquieren valor a la hora de consultar y se ha convertido en una herramienta poderosa para las ciudades; nos hace testigos del inexorable paso del tiempo.

Si bien es cierto, Tuluá carece de una iconografía que la haga representativa a nivel nacional, en la actualidad es un destino donde llega una buena cantidad de foráneos, convirtiéndose en un corredor donde convergen personas tanto de las poblaciones circundantes como de otros departamentos, he incluso, de otros países. Algunos  llegan a esta ciudad solo de paso, muchos se instalan por un  tiempo para probar suerte y otros llegan a realizar actividades no gratas que ocasionan daño, entonces nos surge una pregunta: ¿Qué hace a Tuluá tan atractiva al punto de que muchos quieran quedarse?

Actualmente la ciudad no cuenta con un archivo fotográfico catalogado, no existe entidad alguna que se haya ocupado de tan importante asunto. Con esta muestra queremos plasmar la Tuluá de antes y la de ahora, la cotidianidad y sus trasformaciones, la ciudad que transitaron nuestros padres y la que actualmente habitamos.

Tuluá ha sufrido cambios notables. Descúbrelos en esta edición.

Anuncios

Eje cafetero, terapia fotográfica

Editorial No. 16

Por Mauricio Muñoz Vargas

Si hay una región que nadie puede resistirse a fotografiar es el Eje Cafetero. El Norte del Valle del Cauca, Caldas, Quindío, Risaralda y sus paisajes de singular belleza. A parte del paisaje, en el Eje cafetero  también podemos apreciar la riqueza de su arquitectura, sus fachadas coloridas con sutiles detalles imposibles de obviar, la gentileza de sus habitantes, el incomparable aroma del café y  su exquisita gastronomía.

En esta edición presentaremos algunos municipios del Quindío: Filandia, Pijao, Génova y sus locaciones que  nos invitan a escapar de las prisas de la ciudad y la vida cotidiana.

Al realizar fotografías de paisajes es muy importante hacerse los siguientes cuestionamientos: ¿qué?, ¿cuándo? y ¿cómo? El Eje Cafetero responde perfectamente a estas tres preguntas. ¿Qué? sus paisajes que activan la emoción y nos conectan con la espiritualidad del lugar. ¿Cuándo? en la mañana, durante la niebla o durante la noche. ¿Cómo? con una cámara profesional, una compacta o con un buen teléfono celular. Pero más allá de la parte técnica y herramientas que se utilicen, lo más importante es llevarse un recuerdo visual de El paisaje cultural cafetero.

La fotografía como herramienta nos permite reflexionar sobre la conexión con el paisaje, nos lleva a comprender que existe algo más grande que nosotros, es un ejercicio de concientización.

Composición visual en la figura humana

Editorial No. 15

Por Mauricio Muñoz Vargas

La composición con algunas formas de la figura humana resulta muchas veces más llamativa que fotografiar la totalidad del cuerpo. Diego López Rivera, nuestro invitado para esta edición viene especializándose en la figura humana y el retrato, manejando cuidadosamente esta temática desde lo artístico y conceptual, aspectos que están muy bien representados en sus imágenes. Sus fotografías, algunas enigmáticas, buscan revelar una nueva mirada del cuerpo femenino.

Sus estudios en el Instituto Departamental de Bellas Artes de Cali le han proporcionado a López otra visión de la figura humana que le permite transmitir en sus fotografías sensaciones poéticas. En varios de sus trabajos se vale de elementos como velos, sábanas, copas de vino y sombras, logrando como resultado imágenes con un derroche de sensualidad y misterio.

———————————————————–

Diego López Rivera

Diseñador Gráfico egresado del Instituto Departamental de Bellas Artes, Cali

Especialista en Investigación Educativa de la Universidad de San Buenaventura

Fotógrafo- Ilustrador y Narrador Oral Escénico.

Docente Universitario.

Con más de 15 años en mundo de la fotografía, ha dedicado gran parte de su trabajo al bello arte del desnudo,fotografía artística y experimental. Ha realizado varias exposiciones y muestras en reconocidos espacios artísticos de la ciudad como el Centro Cultural Comfenalco Valle, Centro Cultural Comfandi, Biblioteca Departamental Nelson Garcés Borrero y Fundación Frontera Sur.

Su trabajo se caracteriza por la sutileza, sensualidad y exploración de nuevas formas, ángulos,contrastes y texturas para transmitir un mensaje. Su propuesta se destaca por la inclinación hacia lo artístico-conceptual alejándose por momentos de la estética tradicional.

En la actualidad alterna sus proyectos artísticos independientes con la docencia en la Universidad de San Buenaventura Cali en áreas como fotografía, diseñoe ilustración y la narración oral.

Redes:

Instagram: diegolopezfotograficos

Facebook: diegolopez Foto-gráfikos

Colectivo Quiasma

Editorial No. 14

Por Mauricio Muñoz Vargas

En esta edición nos acompaña el Colectivo Quiasma con la participación de los diecinueve integrantes que conforman el grupo. Cada uno trabajó el tema con el que más sentía afinidad realizando una toma fotográfica donde se transmitió una historia y su visión particular de ella. En esta muestra podemos apreciar paisajes, danzas, cotidianidad, fotografía experimental y fauna.

Colectivo Quiasma es un grupo fotográfico conformado en el año 2002 por estudiantes, docentes, fotógrafos y artistas de la Pontificia Universidad Javeriana de la ciudad de Cali. El Colectivo es dirigido por Vanessa Quintero, artista visual y gestora cultural a quien conocimos hace algunos años durante un encuentro fotográfico coordinado por ella. A lo largo de estos años de actividad el grupo ha ejercido su práctica registrando varias ciudades de nuestro país.

El objetivo de PFC es destacar y difundir el trabajo de colectivos y personas que, a través de la fotografía, han encontrado una herramienta valiosa de expresión, porque si bien la fotografía no resuelve ningún problema, si nos sirve para comunicar, inmortalizar, mostrar realidades y reflexionar en torno a un tema.

¡2 años de PFC!

Edición de aniversario – Editorial No. 13

Por Mauricio Muñoz Vargas

Estamos cumpliendo dos años de circulación y recuerdo con alegría aquella mañana de noviembre de 2014 en la que intercambiábamos tomas con un grupo de amigos en la plaza Céspedes de la ciudad de Tuluá. Fue en ese momento donde, entre risas y encuadres, se me ocurrió emprender un proyecto impreso dedicado a la difusión fotográfica al que llamé ‘Pandebono foto club’, un nombre poco común para una revista pero muy valluno y que rápidamente caló entre la comunidad.

Desde entonces han pasado por PFC el biólogo Jonathan Granobles quien capturó parajes tulueños poco conocidos, el farmaceuta Hernán Reyes Sáenz que con su serie ‘Fotopoesía’ nos mostró la belleza de lugares por los que pasamos de largo dado a los afanes de la vida, la licenciada Nanny González con su especial de la Casa Verdun, el fotógrafo Andrés Salgado con su serie de macrofotografía ‘Pequeños seres’, el licenciado Norman Muñoz Vargas con su serie ‘Cartagena arquitectónica’, el publicista Alexander Moreno con sus fotos del barrio San Antonio de Cali, la diseñadora gráfica Dolly Giraldo y el comunicador Germán Bernal Bernal con fotografías de la ciudad de Cartago, la fotógrafa Isabel Barragán con su serie ‘Belleza afro’, el arquitecto argentino Gonzálo Viramonte quien nos mostró la imponencia de Brasilia, su arquitectura y monumentos artísticos, la ingeniera de sistemas Marcela Vega con su fotografía cotidiana, la artista plástica Martha Meza quien nos mostró varios rincones de Cuba, el filósofo Carlos Andrés Cruz con su proyecto de fotografía canina, el abogado Julio Gabriel López con su serie ‘Mujeres tatuadas’, la diseñadora gráfica Stephanye Duque con su fotografía artística y la caricaturista Stella Peralta.

También han hecho parte de este proyecto en los apartes de poesía y narrativa los escritores Juan David Ochoa, Luz María Chavarro, Hernán Vargascarreño, José Edier Gómez, Felipe Orozco, Adriana Montes, Harold Alvarado Tenorio, Gildardo Idárraga y Beatriz Eugenia Vera.

A lo largo de estos dos años el proyecto Pandebono Foto Club ha crecido y ahora contamos con un asesor editorial y una correctora de estilo.

Agradecemos a todas las personas que han hecho parte del sueño PFC, que han creído en nosotros y han valorado este proyecto.

El arte del tatuaje

Editorial No. 12

Por Mauricio Muñoz Vargas

El tatuaje es más antiguo de lo que pensamos. Hace tres mil años la cultura egipcia ya practicaba esta técnica, las sacerdotisas Amonet y Asecond llevaban en su piel líneas y puntos, tambiénun cazador del neolítico que fue encontrado congelado, tenía tatuajes en su espalda y rodillas. En 1771 unos expedicionarios ingleses dirigidos por el capitán Cook introdujeron el tatuaje a Occidente.

Con el paso del tiempo, la técnica de la modificación permanente del color de la piel fue evolucionando y ahora podemos apreciar tatuajes de todos los tamaños, formas y colores. Caím “El diablo colombiano” es uno de los hombres más modificados del mundo con un 70% de su cuerpo cubierto de tatuajes, implantes y piercings. También cabe mencionar el caso de Vladimir Franz, un abogado, político y compositor checo con el 90% de su cuerpo tatuado. Sobre la polémica por su candidatura a la presidencia de la República Checa Franz expresó: “Mis tatuajes son mi pequeño jardín privado, ellos no son un obstáculo, me dan más valores, porque las elecciones no son un concurso de belleza. Se trata de la tolerancia y cultura”.

En esta edición invitamos a Julio Gabriel López, fotógrafo tulueño, quien realizó la serie ‘Mujeres tatuadas’.

———————————————————————-

Ocho o cuarenta y ocho  tatuajes, no importa la cantidad; simplemente ellas los aman y detrás de cada una de estas modificaciones  hay una historia que contar, una anécdota de amor o dolor y no precisamente el que producen las agujas.

Vanessa, María Paula, Xiomy, Daniela y Luisa, son los nombres de las 5 mujeres que hicieron parte de este trabajo denominado “Mujeres tatuadas” realizado por Julio Gabriel López para Pandebono Foto Club.

[*] Julio Gabriel López, fotógrafo de moda, bodas y embarazadas.

Abogado de profesión y apasionado por la fotografía. Dedica gran parte de este arte a capturar con su lente lo más hermoso de la creación: La mujer en toda su esencia. Para él, los títulos profesionales son formas subjetivas de ver a una persona, pues lo realmente importante es su ser, su esencia.

Ha participado en diversas publicaciones enfocadas a los Derechos Humanos y en especial, a campañas que promueven los DDHH desde la perspectiva de género.

La Fotoperrería

Editorial para la edición No. 11

Por Mauricio Muñoz Vargas

Conocimos al fotógrafo Carlos Andrés Cruz Ortiz durante un taller con Kike Calvo, fotógrafo de la National Geographic, por aquel entonces Carlos Andrés alternaba su carrera de filosofía con la fotografía.  Ahora ha emprendido un nuevo proyecto llamado La Fotoperrería y en esta edición quisimos mostrar y resaltar este excelente trabajo.

PANDEBONO FOTO CLUB: ¿Cuéntanos cómo ha sido la experiencia de trabajar con el mejor amigo del hombre?

CARLOS ANDRÉS CRUZ: Como fotógrafo canino me estoy especializando en el ámbito del perro que vive en un hogar, hace parte de la familia y es amado por sus humanos. Yo mismo tengo un perro que ha sido mi compañero de muchas aventuras, lo que hace que me identifique muy bien con mis clientes; casi siempre resultan ser personas súper especiales con las que vibro en frecuencia woof-woof.

PFT: ¿La fotografía de perros es comercial en Colombia?

CAC: En Colombia la fotografía especializada en perros está en su fase inicial, por eso La Fotoperrería ofrece su Escuela para los futuros fotógrafos caninos con visión, creatividad y compromiso que quieran incursionar en esta plaza tan prometedora laboralmente además de entretenida y siempre edificante.

PFT: Cómo transcurre una sesión de La Fotoperrería. Descríbenos algunos detalles.

CAC: Son muchas las formas de aproximarse a explorar a un perro doméstico, en mi caso prefiero salir de paseo para crear un reportaje fotográfico iluminado con luz matutina, captando momentos que revelen la personalidad del peludo y algunos aspectos de la relación con su amo. Son dos horas campestres al aire libre muy divertidas, y eso se nota en las fotos.

[*] Carlos Andrés Cruz Ortiz, fotógrafo de perros.

Después de realizar increíbles resultados en el mundo de la fotografía como creador de Siete Fotógrafos club de fotografía, y de imagolab.co escuela de fotografía, emprendió carrera como fotógrafo de perros. Al combinar grandes pasiones, el propósito es aprender, comprender y promover este estilo de fotografía para proyectarlo hasta que sea un oficio de tradición en Colombia. En muchos lugares del mundo ya existe este enfoque desde décadas, y la hora le ha llegado a nuestro país comenzando por Bogotá.

La fotoperrería es un proyecto de código abierto en el que un gran equipo humano está participando activamente desde el inicio: el nombre lo creó su hermana, Juliana; el logo lo diseñó Nia Tres Tildes; el slogan ‘luces, cámaras, ¡Woof Woof!’ es un aporte su novia Liliana; la imagen institucional está a cargo de Audivisuales Minacuro; Camilo Ballén, es su mano derecha; además su madre, familia y grandes amigos llenan de entusiasmo esta aventura. Y por supuesto su perro Amón, su cuatro-patas-raza única-viejito sin dientes que representa a todos los perritos del mundo que merecen ser felices.

En lo que ha transcurrido de este año Carlos Andrés se ha ido posicionando como fotógrafo canino, ha conocido el mercado y ha  ganado muchos clientes. Finalizando el año tiene proyectado hacer un evento solidario en beneficio de alguna de las fundaciones de Bogotá dedicadas al rescate de perros callejeros.